¿Por qué instalar un protector de sobretensión en tus instalaciones LED?

En hogares, comercios y más en industrias encontramos  que el suministro de electricidad no se proporciona de manera limpia y homogénea, es decir, hay picos de tensión en el voltaje de  corriente en determinados momentos puntuales.

En oportunidades suelen ser ocasionados por distintos factores externos y totalmente ajenos a nuestro uso de la energía suministrada, así como un rayo cercano, una demanda sobredimensionada de electricidad en una ubicación puntual, una desconexión grande de estas, etc.

Estos picos de tensión pueden ser suficientes para que los equipos conectados al cuadro puedan verse perjudicados, primordialmente equipos electrónicos, así como equipos domésticos o comerciales, siendo estos últimos más fuertes a estos ataques de voltaje y a la larga quedarán afligidos en su vida útil.

Sin embargo, para asegurarnos de que nuestra instalación está custodiada ante estas corrientes parásitas, hacemos uso de estos protectores de sobretensiones que nos garantizan una onda senoidal filtrada y constante.

Imaginemos que cae un rayo a escasos metros de nuestra instalación, comercio u hogar y que parte de esa carga voltaica del rayo llega a nuestra instalación, o cuadro de luz. El equipo cuenta con varistores y descargadores que sencillamente lo que harían es a una determinada tensión que vendrá dada por las características del protector, derivaría ese incremento anormal de tensión a tierra. Salvando de esta manera que dicho pico de voltaje llegue a los equipos.

En el momento de actuar el protector, pueden pasar dos cosas, que salte el magneto térmico asociado dejando el circuito igualmente en funcionamiento y que no haya fundido el protector, con lo que solo rearmaríamos.

O que la sobretensión haya sido lo suficientemente potente para fundir el protector y por tanto se tendría que reparar completo y sustituir los modelos individuales.

Por estos motivos el uso de sistemas de protección contra las sobretensiones resulta una inversión muy rentable, tanto en términos de la vida útil de la luminaria como en ahorro de costes de reposición y mantenimiento.

En determinadas Comunidades Autónomas, el uso de dispositivos de protección contra sobretensiones, tanto permanentes como transitorias, es obligatorio de acuerdo con las normas técnicas particulares de las compañías eléctricas, reforzando el cumplimento del articulo 16.3 REBT del 2002 incidiendo en la obligación de la instalación de protectores contra sobretensiones permanentes.

Igualmente, cada vez son más los fabricantes de luminarias LED que optan por incorporar una protección contra sobretensiones en el interior de la propia luminaria, pero en la mayoría de ocasiones nos encontramos que se están utilizando simples varistores conectados en paralelo o derivación sin la garantía de que cumplan con la normativa de sobretensiones UNE EN 61643-11 que establece un correcto funcionamiento de los descargadores.

Cuando la protección contra sobretensiones se encuentra instalada en el interior de la luminaria en paralelo o derivación no hay forma de comprobar si el descargador está agotado ya que no desconecta el suministro de energía a la luminaria LED y queda expuesta nuevamente a las sobretensiones, ahora sin protecciones pudiendo llegar a dañar progresivamente el propio aislamiento eléctrico del driver, incluso el propio LED afectando a su brillo y vida útil, hasta que finalmente queda completamente dañada la luminaria.



LEAVE A COMMENT