La iluminación LED en nuestros hogares

Light Emitting Diode en inglés o diodo emisor de luz, es el nombre que recibe lo que conocemos como luz LED. Se trata de un semiconductor muy resistente que emite luz de manera eficaz y con un enorme rendimiento al recibir una corriente eléctrica de muy baja intensidad.

LEDs en la tele, LEDs en la ropa, LEDs en cada pequeño aplique de luz de casa, en tiendas, en museos, en juguetes… ¿Te has dado cuenta de que el LED ha conquistado hasta el último rincón donde se requiere un punto de luz?

Las ventajas de la iluminación LED son múltiples y muy fundamentales. Siempre se habla del ahorro energético, así como del ahorro en la factura de la luz, pero son muchas más las ventajas y beneficios que la iluminación LED puede aportar a tu hogar. Acá, hemos recopilado las ventajas en las que comprobarás el gran valor que la iluminación LED puede aportar a tu hogar:

  • De bajo consumo y ecológicas

Las luces LED tienen un alto grado de eficiencia. Casi toda la energía suministrada se transforma en luz; en comparación con otras lámparas, producen mucha más luz por unidad de energía suministrada. Esto hace que sean muy eficientes energéticamente en comparación con las bombillas tradicionales y las lámparas halógenas, lo que puede suponer un ahorro de hasta el 90% de la energía utilizada para iluminar. Una consecuencia directa es una emisión de CO2 inferior.

Igualmente, en su fabricación no se utiliza azufre, polvo fluorescente, vapores de mercurio u otros metales peligrosos, como es el caso de las lámparas halógenas y de ahorro energético.

  • Larga vida útil

Los LED tienen una vida útil extremadamente larga en comparación con otros tipos de lámparas. Comparando una lámpara halógena el cual tiene una vida media de 3.000 horas, mientras que la vida útil de las luces LED varía desde 50.000 hasta 100.000 horas.

Con un uso de 8 horas por día, la lámpara halógena durará aproximadamente un año, mientras que las luces LED tendrán una duración de al menos 17 años. Sin embargo, esto no quiere decir que siempre vayan a durar tanto tiempo en la vida real. Las luces LED se controlan mediante una fuente de alimentación y la electrónica. Esta última debe ser de calidad suficiente a fin de que coincida con la esperanza de vida de los LEDs.

  • Construcción duradera y calor limitado

Las luces LED no son sensibles a las vibraciones ni al frío, lo que las hace ideales para estar a la intemperie, pudiendo utilizarse en entornos al aire libre.

Asimismo, emiten una cantidad limitada de calor, lo que aumenta su seguridad cuando las tocas mientras están encendidas. Los niños o cualquier persona no se queman al tocarlas, cosa que no ocurre con las bombillas tradicionales y las lámparas halógenas.

La emisión limitada de calor también es una ventaja para la iluminación de bajo consumo energético o las casas pasivas. Es el sistema de calefacción el que debe calentar la casa cuando sea necesario, no las luces.

  • Ahorro energético. En la factura de la luz economizarás entre 50€ (comparada con una incandescente) y 275€ (con una halógena).
  • Encendido instantáneo.
  • Resistente a un enorme número de ciclos sin perjuicio para su rendimiento (las veces que se enciende y se apaga).
  • Reproduce los colores con una gran fidelidad, con un índice cromático de 80 sobre 100. Tiene, además, diferentes tonos de luz (fría, cálida) para ajustarse a todo tipo de ambientes.
  • Facilidad de instalación.

Sin duda alguna, las ventajas que la iluminación LED nos ofrece son importantes beneficios que podemos disfrutar en nuestros hogares. Desde entonces, este tipo de iluminación es más común en nuestras casas. Su precio puede ser un poco más caro, pero su larga vida útil y su consumo de energía mucho más bajo hacen que su compra se amortice en el plazo de uno a tres años, dependiendo de la cantidad de horas de funcionamiento al día.



LEAVE A COMMENT